Subida del precio de la electricidad en España

Subida del precio de la electricidad en España

En España se paga la electricidad mas alta de la Comunidad Europea.

Cada kilovatio-hora, costó 0,199 euros antes de impuestos. El siguiente gráfico , que compara lo que supone para el ciudadano la factura de la luz en las diferentes naciones, muestra que en Francia el kWh está en 0,099 euros. Los hogares franceses pagan la mitad.

España es el país que más lastra los bolsillos de los consumidores desde 2014. A partir de 2007 y hasta 2014, hubo otros estados en peor posición. Sin embargo, Polonia, Malta, Eslovaquia, Albania, República Checa, Hungría, Bulgaria, Lituania, Turquía o Irlanda han mejorado más que España y ahora sus ciudadanos se ven menos afectados por esta cuestión.

En la última década, la factura se ha encarecido para los españoles un 55%.

Más que la energía, es la política

La subida del coste de la electricidad soportado por los españoles, la mayor de Europa, se entiende en gran parte por decisiones políticas del pasado, que han acabado yendo a parar a los peajes que se pagan en el recibo. El precio mayorista de la electricidad, la parte de energía que se llevan los generadores, ha afectado menos. Así se demuestra al variar el consumo. Los anteriores cálculos son para un consumidor medio que gasta entre 2.500 kWh y 5.000 kWh. Cuando el consumo es inferior a 1.000 kWh, los diferencias de precio entre España y el resto de países se incrementan. Los que menos gastan sufren más en comparación con sus homólogos europeos.

La situación de la factura del gas es menos lacerante que para el caso de la electricidad. Sin embargo, el coste del gas antes de impuestos en el recibo de los hogares en España es el más alto, en relación a su nivel de vida, de toda la zona euro, exceptuando Portugal. España es el país de Europa que más ha subido el gas a los hogares de toda Europa.

En este caso, las cargas que pagan los consumidores son diferentes a las de la electricidad. Sin embargo, las decisiones políticas también cuestan. Ahí está el ejemplo del Castor. Florentino Pérez se llevará parte de su factura durante los próximos 30 años por una instalación que jamás aprovechará.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.